Cuidado de la garganta

La garganta es uno de nuestros órganos más vulnerables al frío y la contaminación ya que es la puerta de entrada al interior del cuerpo. Por ella pasan el aire, los alimentos, líqudos, y por tanto se encuentra en contacto permanente con agentes infecciosos. Por eso, es importante prestarle un especial cuidado.

Los síntomas de irritación de garganta pueden ser desde sentir molestias al tragar la comida o la simple saliva, hasta estar afónico o ronco y presentar tos seca. Por ello es imprescindible tener precauciones como abrigarnos frente al frío, estar atentos de los cambios bruscos de temperatura y, por supuesto, no fumar ni permanecer en espacios con humo.