Colesterol y tensión

Colesterol y tensión

¿Cuántas veces has oído eso de que hay que llevar una vida sana? Si has estado ignorando este consejo durante mucho tiempo, puede que ahora te estés preocupando, y cada vez más,  por la salud de tu corazón.

 

Sabemos que no hay ninguna solución mágica contra las enfermedades cardiovasculares, es decir, aquellas que afectan al corazón o a los vasos sanguíneos.  De hecho, cada persona tiene unos riesgos genéticos que determinan la probabilidad de padecer una enfermedad del corazón. Por eso, ya que no puedes cambiarlos, es importante, al menos, que actúes y cambies los factores de riesgo relacionados con tu estilo de vida.

 

Y ahí sí que puedes poner de tu parte para disfrutar de un corazón sano por mucho tiempo. La receta es sencilla: lleva una dieta baja en grasa y rica en omega 3, practica ejercicio regularmente, deja de fumar de inmediato y evita la sal y, por supuesto, el colesterol. Y es que si no lo controlas, tu colesterol puede desembocar con el tiempo en enfermedades cardiovasculares muy graves, como la trombosis, los accidentes cerebrovasculares y el infarto de miocardio. Otro gesto que puede ayudarte muchísimo es aumentar el consumo de ácidos grasos omega 3. Numerosos estudios han demostrado que el omega 3 desempeña funciones beneficiosas sobre el sistema cardiovascular, regulando los niveles de colesterol, siempre que tomes la dosis recomendada, y de forma continuada.

 

Como ante cualquier problema, el primer paso es que seas consciente  de él. Por eso, es necesario que periódicamente te realicen un análisis de sangre para comprobar tus niveles de colesterol, sobretodo si existen antecedentes familiares.


Ver solución