Legañas

Legañas

Debes saber que las legañas que normalmente todos tenemos en los ojos cada mañana son una respuesta natural del cuerpo, que al no parpadear durante la noche no puede eliminar algunas sustancias. Lo que debes tener muy en cuenta es que es imprescindible que, cuando te despiertes, apliques una limpieza intensa y adecuada de los ojos ya que son una parte de tu cuerpo muy sensible a posibles infecciones. Quizá éste sea tu caso. Si observas que se te forman grandes cantidades de corteza o incluso hay presencia de pus en las legañas, podría ser síntoma de un ojo seco u otras infecciones oculares más serias como la conjuntivitis o la queratitis. En tal caso, necesitarás un cuidado y limpieza aún mayor de tus ojos.

 

Además, si sueles maquillarte los ojos habitualmente también debes tener este consejo muy en cuenta. Al desmaquillarte, realiza una higiene total de la zona ocular para evitar molestias o posibles infecciones.

 

Sin embargo, puede que tu preocupación se deba a que la persona que sufre legañas sea un niño pequeño o incluso un bebé. Ellos son quizá los más afectados por las legañas, ya que su formación excesiva puede llegar incluso a hacerles muy difícil abrir los ojos al despertarse. En estos casos, la higene ocular también debe ser impecable y, además de realizarla con agua limpia, puede ser aconsejable el uso de algún otro método de higiene adicional.


Ver solución