Salud sexual masculina

Salud sexual masculina

Los problemas relacionados con la salud sexual son más habituales de lo que seguramente crees. De hecho, existen una infinidad de causas que pueden provocarlos, pero, lo más importante, es que en la inmensa mayoría tienen siempre solución.

 

La disfunción eréctil (DE), erróneamente llamada “impotencia”, es la incapacidad repetida de alcanzar o mantener una erección suficientemente firme para tener una relación sexual satisfactoria.  Pero este término también incluye a manifestaciones menos evidentes como la falta de deseo sexual (libido) y los problemas con la eyaculación o con el orgasmo. Si sufres alguno de estos trastornos debes saber que aunque se considera que el 80-90% de las disfunciones se deben a problemas psicológicos, está demostrado que existe una base fisiológica.

 

Lo primero que necesitas conocer es cuál es la causa  que crea tu disfunción sexual ya que el tipo de tratamiento que te sería más útil viene determinado por la causa que origina la patología. La edad, por ejemplo, es un factor importante que puede condicionar tu confianza sexual pero, al mismo tiempo, ten en cuenta que cualquier problema puede estar acentuado por una dieta inadecuada, el tabaquismo o un estilo de vida sedentario. Y es que debes considerar que una de las claves para tu problema es el flujo sanguíneo ya que, si tu cuerpo no puede hacer llegar la cantidad de sangre necesaria, no puedes lograr una erección satisfactoria. Por eso, si quieres mejorar la respuesta sexual  es importante estimular el flujo sanguíneo del área genital.

 

Algunas soluciones a tu alcance para mejorar tu salud sexual son cambiar los hábitos de vida, como practicar ejercicio, dejar de fumar, y cuidar más tu dieta; saber si estás tomando algún medicamento que te crea este problema; acudir a psicoterapia o terapia conductual; probar con tratamientos hormonales o fármacos que potencian los mecanismos naturales de la erección. También pueden ayudarte algunos complementos alimenticios que pueden llegar a actuar como coadyuvantes  en el proceso natural de la erección y así conseguir una vida sexual mucho más satisfactoria.


Ver solución